Dificultades de aprendizaje

Llamamos así a cualquier dificultad que un niño/a puede encontrar a la hora de seguir el ritmo de aprendizaje de sus compañeros de clase, independientemente de cual sea la causa o factores determinantes de este retraso o dificultad.  Estas dificultades pueden tener diferentes repercusiones, no sólo a nivel curricular, sinotambién en el desarrollo afectivo y social. Pueden manifestarse en cualquier etapa educativa con diversos síntomas como:

  • Dificultades en la adquisición del lenguaje oral (problemas de articulación, adquisición lenta de vocabulario, falta de interés por los cuentos)
  • Problemas de motricidad (torpeza en la manipulación fina, problemas de equilibrio)
  • Retraso en el desarrollo cognitivo (dificultades para memorizar series, lenta adquisición de conceptos básicos, problemas de secuenciación)
  • Problemas atencionales
  • Dificultades sociales (problemas de interacción, cambios de huor bruscos, rabietas frecuentes)


En edades posteriores, las manifestaciones más frecuentes son

  • Dificultades en la lectoescritura
  • Problemas de comprensión lectora
  • Dificultad para aprender conceptos como las horas o las unidades de medida
  • Falta de comprensiòn de operaciones básicas y problemas lógico-matemáticos
  • Problemas de atención
  • Lentitud para hacer las tareas
  • Rechazo en la adquisición de rutinas de trabajo
  • Dificultad para comprender las situaciones sociales
  • Tendencia a malinterpretar las conductas de otros


Intervención
Los principios para la intervención en este tipo de dificultades son:

  • Partir de un correcto diagnóstico
  • Elaborar un programa de refuerzo comprensivo y adaptado al tipo de dificultades realmente existentes
  • Seleccionar actividades significativamente productivas en función del nivel de maduración del sujeto y de su propio estilo de aprendizaje
  • Controlar de modo permanente la evolución de los aprendizajes
  • Administrar con la máxima profusión refuerzos positivos.
  • Combinar metodologías lúdico-activas variadas.
  • Evitar tanto el rechazo como la sobreprotección
  • Coordinar las intervenciones con el resto de agentes implicados en la educación del niño/a


La forma en que abordamos estas dificultades desde nuestro gabinete sigue unas fases: en un primer momento haremos una evaluación previa en la que determinaremos cual es la dificultad concreta en cada caso, para a partir de ahí, aplicar un tratamiento individualizado a esa problemática. La intervención se realiza de manera individualizada con el sujeto, y se mantienen reuniones periódicas con los padres y con los profesores, así como con cualquier profesional implicado con el niño.